Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Eventos y Cursos
Actualidad
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Sitios de Interés
Guía de Proveedores
Consejos Prácticos
Ergonomía
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Emergencias
Seguridad Vial
Entrevistas
Videos
Descargas
PIONEROS DE LA ALTA FIDELIDAD EN CHILE, UN REGRESO AL SONIDO NATURAL
 
 

Hace 3 años irrumpió en el mercado un nuevo producto de Audio, un amplificador a tubos denominado Gran Tenor (www.grantenor.cl). Su solo nombre invitó a evocar la música docta y los grandes clásicos. La vista de este magnífico amplificador y sus nombres “Carmen”, “Aída”, e “Iris” nos confirmó que se trataba de un producto de elite, realizado con un nivel de dedicación y presentación nunca antes visto.

Es que Gran Tenor tuvo la osadía de reunir en un solo producto, la calidad musical de una orquesta junto con la majestuosidad y elegancia de los mejores Teatros. Más que un producto de audio, consolidaron una verdadera filosofía en torno al arte, estilo y calidad extrema, un producto sublime donde la palabra excelencia es definitivamente su sinónimo. Todo esto para que audiófilos especializados y personas con alta cultura y sensibilidad musical pudieran disfrutar al máximo esplendor interpretaciones que solo pueden encontrar en la mejor ubicación de una sala de conciertos.

Alguien señaló que los Gran Tenor representan en Audio, lo mismo que los Roll Royce en automóviles. Y pareciera que esta afirmación es muy correcta para este amplificador fabricado con electrónica clásica “a tubos”, totalmente echo a mano, con los mejores materiales y en un estándar de calidad envidiable.

Hoy en día en que pareciera que el Audio Stereo de Alta Calidad esta volviendo en gloria y majestad tratando de recobrar un sitial de honor, Gran Tenor sigue adelante con su trabajo para el privilegio y deleite de unos pocos. Mauricio Vargas, Director de Instigación y Desarrollo de Gran Tenor nos comentó algo de la historia de los clásicos tubos y de los nuevos proyectos de esta empresa chilena.

 

P. ¿De verdad volvieron los amplificadores a tubos, o su fabricación es una moda pasajera?
R. En estricto rigor los amplificadores a tubos nunca desaparecieron, la llegada del transistor hizo que salieran de las vitrinas y ya no estuvieran disponibles para el público masivo, pero pequeñas fábricas especialmente en Europa y E.E.U.U. prosiguieron su fabricación, eso sí en escalas menores, una producción prácticamente artesanal.

P. Cuéntenos cómo fue esta historia.
R. Como mencionaba el amplificador a tubos desapareció del mercado tradicional, pero se siguió fabricando para un selecto grupo de personas conocedoras, y exigentes al máximo en cuanto a calidad de sonido se refiere que nunca se conformaron con el “frío” sonido entregado por un transistor. De esta manera estas pequeñas empresas, al igual como lo está haciendo Gran Tenor, siguieron adelante fabricando amplificadores basados en electrónica tradicional como son los tubos.

   

P. En definitiva, se está copiando los amplificadores antiguos.
R. Probablemente existan empresas que se dediquen a replicar esquemas antiguos, pero en el caso de Gran Tenor el camino es totalmente opuesto. Partimos realizando un exhautivo análisis y evaluación de cada una de las etapas de los mejores amplificadores que alguna vez se fabricaron, ese fue nuestro piso, y de ahí para adelante comenzamos un camino totalmente nuevo realizando una cuantiosa inversión para Investigación y Desarrollo de electrónica pura. De echo, la llegada del transistor dejó mucha investigación inconclusa. Gran Tenor retomó y puso en práctica muchoss de esos estudios comprobando en forma empírica que mucha de ella era verdad, pero también que buena parte era solo un mito. Solo la investigación constante y lo más importante la COMPROBACIÓN, nos fue señalando el camino para el diseño y desarrollo de circuitos y configuraciones propias que incorporan lo mejor de la electrónica actual, como son los circuitos de nuestras placas electrónicas (multicapas), sumado a capacitores, resistencias, cables, transformadores de audio de extraordinario performance, por mencionar algunos, imposibles de realizar con la tecnología de aquellos años. Y el resultado de todo este se llama Gran Tenor.

 
P. ¿Podría concluir que Los Gran Tenor son mejores que los amplificadores antiguos?
R. Quiero dejar en claro que no por el hecho de que un amplificador sea antiguo significa que sea bueno o malo. Hubieron buenos y muy buenos amplificadores y también malos y muy malos, igual que ahora. Pero en forma objetiva un amplificador antiguo no resiste ninguna prueba seria ni comparación frente a un Gran Tenor, aunque algunos defensores de los amplificadores antiguos no lo quieran reconocer, motivados más que nada por el valor simbólico y romántico.
 
 

P. ¿Cómo se entiende que los actuales Gran Tenor sean mejores, considerando que la electrónica es la misma?
R. En esencia ambos son iguales, pero la electrónica actual te ofrece infinitas posibilidades como la posibilidad de diseñar, testear y crear computacionalmente los circuitos electrónicos multicapas (no existían en esa época) , incorporar componentes de mayor calidad y rendimiento. Por otra parte, no se debe olvidar que todos los componentes electrónicos y cables sufren pérdidas importantes con el tiempo, por lo mismo, un equipo antiguo con sus componentes originales probablemente tiene notables variaciones electrónicas debido a que sus componentes ya no rinden la capacidad original de diseño, por lo tanto ya hace mucho tiempo que ese amplificador perdió el “timbre original” de cuando fue fabricado.

Para que se entienda bien quiero poner un ejemplo: Desde que se inventó el automóvil el Motor a combustión no ha sufrido mayores variaciones y los motores actuales en ESENCIA SON LOS MISMOS, PERO SU RENDIMIENTO ES INMENSAMENTE SUPERIOR y para lograrlo los fabricantes tuvieron que realizar una gran inversión en investigación y desarrollo, aplicación de tecnológico de punta, uso de nuevos materiales, etc. Con Gran Tenor pasa algo muy similar, por supuesto guardando todas las proporciones.

 
P. Pero, ¿Realmente se escuchan mejor los tubos que los transistores ... una persona común y corriente puede apreciar diferencias?
R. Basta escuchar la primera nota de un piano para darse cuenta que hay un mundo de diferencia. A Gran Tenor han solicitado audiciones personas que teniendo amplificadores transistorizados de marcas muy renombradas, han solicitado una audición motivadas más que nada por la curiosidad. Y su sorpresa ha sido mayúscula al comprobar lo lejos que están de la meta y lo equivocado de elegir el transistor como el camino para llegar a la Alta Fidelidad.
   
P. ¿ Como lo puede asegurar, si Ud., no tiene la experiencia en transistores?
R. Por el contrario, estuve por más de 18 años ligado a los transistores. Primero trabajando en la mayor tienda importadora de componentes electrónicos de Chile, donde pude conocer, testear y someter a rigurosas pruebas electrónicas, la calidad y el rendimiento de miles de componentes de las más diversas marcas del mundo. Posteriormente estuve como jefe del servicio técnico de tiendas de audio que representan marcas como Onkyo, Marantz, Nakamichi, Polk, por mencionar algunas. Por lo tanto se muy bien como suena un amplificador a transistores versus un tubo, y conozco con todo detalle el rendimiento y la verdadera calidad de los amplificadores transistorizados, y lo más importante, conozco sus limitaciones. A mi no me cuentan cuentos y si estoy en los tubos es por algo.
 
 

P. Siguiendo con los tubos, ¿ Todos los amplificadores a tubos suenan igual?
R. Definitivamente No, No por el hecho de que un amplificador sea a tubos significa que va a sonar bien. Te puede suceder perfectamente que no notes la diferencia con un transistor.

Al igual como sucede con los instrumentos musicales, en los amplificadores a tubos existe una gran variedad de calidades y precios. Es algo muy similar a lo que sucede con la compra de una guitarra: Tu puedes comprar una desde $ 20.000, hasta los US$ 200.000 salida de la mejor lutheria de España... Las dos son guitarras, tienen la misma cantidad de cuerdas, sirven para lo mismo... pero la diferencia de sonido es abismante. Con los amplificadores a tubos pasa exactamente lo mismo, y seguramente vas a encontrar marcas desde amplificadores que tal vez no notes la diferencia, hasta sofisticados equipos que reproducen fielmente el sonido natural del instrumento clásico y realmente «engañan» al oído.

En todo caso: es inaceptable que no encuentres diferencias entre un amplificador a tubos y uno transistorizado. Si ese es el caso, ese amplificador a tubos tiene un serio problema, a no ser que seas tu el que tenga dañado el oído. Pero en un 99% de los casos cualquier persona normal debe sentir de inmediato las diferencias, aún cuando no tenga experiencia musical o no le guste el audio.

 
 

P. Cuéntenos más sobre la clasificación Alta Fidelidad y High End
En algún momento nace la denominación «Alta Fidelidad», para ser exactos el año 1945 y con mayor fuerza desde el año 1947 en adelante, para diferenciar a amplificadores a tubos que cumplían avanzados parámetros y por supuesto presentaban una calidad de sonido superior, como conjunto. La calidad acústica final se media en base a un parámetro de escala de 1 a 10, donde 10 era el sonido más cercano a la realidad y por supuesto 1 era el más pobre.

Las fabricantes de esa época (verdaderos genios experimentadores) hacían grandes esfuerzos por escalar peldaños y acercarse al 10, era una competencia sumamente honesta donde no habían catálogos ni internet ni marcas comerciales de Alta Fidelidad, era la calidad final pura la que se buscaba, el sonido del amplificador y punto. Hay que entender que los parlantes de esos tiempos eran poco eficientes, por lo tanto los fabricantes hacían enormes esfuerzos en estudio, especialmente en el transformador de audio y en la fabricación de tubos, para poder contrarrestar la deficiencia del parlante y terminar en «un conjunto» lo mejor posible.

En el año 1957 los estudios y tecnología aplicada a los parlantes y sus calidades acústicas era infinitamente superiores. Los transformadores de audio eran muy sabresalientes al igual que los tubos (por esta razón la gente hoy en día los busca). Fue tan grande y tan impresionante el trabajo y la investigación lograda hasta los años 60 (casi todo logrado en forma absolutamente autodidacta por técnicos en talleres artesanales o trabajando en sus propios garages), que se logró y se dejó acuñada la clasificación 10 en «Alta Fidelidad» para los amplificadores a tubos.

La llegada del Transistor: Posteriormente la incorporación del transistor al Audio a mediados de los años 60, tuvo un debut sumamente mediocre a juicio de los expertos e investigadores, como también fue lapidario la opinión de todos los audiófilos de la época. El transistor llegó con toda una parafernalia publicitaria de las nacientes marcas comerciales que apuntaban a las bondades paralelas del transistor (menor temperatura, tamaño, peso y menores costos), pero se olvidaron de lo más importante: El Sonido. Por esto, los expertos señalaron que el transistor calificaba con suerte con nota 3, (de la antigua escala de 1 al 10), por lo tanto el transistor no tenía cabida alguna en la Alta Fidelidad, aún cuando reconocieron sus grandes ventajas en lo que refiere a televisión, receptores portátiles y otras aplicaciones.

Pero esto a nadie pareció importarle deslumbrados por la posibilidad de tener un amplificador en su hogar a menores costos, y el mercado del transistor comenzó a «adueñarse» del concepto «Alta Fidelidad», sin cuestionarse en lo absoluto de la real calidad de sonido (los mejores no superaba el nivel 4), concepto que se mantiene vivo hasta los días de hoy. Actualmente cualquier amplificador transistorizado utiliza sin ningún problema ni cuestionamiento el concepto «Alta Fidelidad», sin saber lo que hay trás este concepto.

El Audio «High End» es un concepto moderno que se inventó en los años 90 para los transistores y que buscó marcar una diferencia para aquellos cuyo nivel de calidad auditiva fuese superior a los otros amplificadores de mercado. generalmente incorporaban componentes de mayor calidad y estética, como conectores bañados en oro, etc, y por supuesto mayor precio, apareciendo amplificadores como Mark Levinson, Madrigal, Sansui, Classe por mencionar algunos. En todo caso ess amplificadores son evidentemente superiores a los otros del mercado, pero si les aplicamos la antigua tabla de «Alta Fidelidad» que se utilizaban para el Audio a Tubos, con suerte llegan a 5, pero no más...

Entonces yo me pregunto... ¿Como se puede explicar que un amplificador transistorizado Marantz de los años 70 suene inmensamente superior a un amplificador actual de «Alta Fidelidad»?... ¿Dónde está el avance y la contribución de la electrónica en todos estos años ... En definitiva se ha estado trabajando por casi 40 años para volver a sonar como un amplificador Marantz de los años 70... Dimos toda una vuelta para llegar al mismo punto, osea volverá a calificar nuevamente con nota 5.

El verdadero High End debería ser un concepto absolutamente «purista» que fuera utilizado exclusivamente para los amplificadores a tubos cuyo resultado sea un sonido absolutamente plano, igual a como es el sonido en la realidad. En definitiva, una naturalidad de sonido capaz de «engañar» al oído, haciéndote sentir por un instante que frente a ti hay un instrumento musical y calificar con nota 10 en la antigua escala auditiva.

Por esta razón, para nosotros es inaceptable que un amplificador a tubos autodenominado como «High End», como hay muchos en el mercado, emitan algún tipo de ruido por los parlantes.

De la misma manera para que un amplificador sea calificado estrictamente como «High End» no debería poseer ningún control de tonos, entiéndase esto la posibilidad de agregar o quitar bajos o agudos. El sentido común indica que si las grabaciones se realizan en forma plana (sin agregar o quitar coloración alguna al sonido original), cualquier variación que se realice en forma posterior significará que nos estamos alejando del sonido natural, lo estamos «ensuciando».
De la fuente al amplificador y del amplificador a los parlantes sin la más mínima intervención, ese es el verdadero High End en tubos.

Para que se entiende bien aclaremos los conceptos: Un amplificador «High End» significa que es capaz de reproducir el sonido natural de instrumentos.... Y si es capaz de reproducir el sonido natural... ¿Para que sirven entonces los controles de bajos y agudos?... ¿Porqué tendría que tener la posibilidad de cambiar el sonido natural agregando o quitando bajos o agudos en forma artificial?... Que yo sepa no existe ningún instrumento de música clásica que te dé esa posibilidad, entonces ¿Porqué con algunos amplificadores o preamplificadores autodenominados «High End» si puedes hacerlo?... Resulta sumamente contradictorio este punto.

Hoy en día cualquier empresa fabricante de amplificadores a tubos no se hace ningún problema en denominar como «High End» a su amplificador, solo porque le incluyó conectores bañados en oro, porque le instaló unas patas especiales, porque utilizó un tubo aparentemente mejor, o simplemente porque de esa manera va a vender más... En Gran Tenor en cambio volvimos a la esencia, a la naturalidad, a revisar los antiguos parámetros (los de verdad) y honestamente hemos trabajado para calificar con nota 10 en la escala antigua, la que se olvidó en el tiempo, o la que por conveniencia ya nadie quiere recordar.

 
P. Pero, ¿que nota una persona?, o mejor dicho ¿que hace que un Gran Tenor tenga un mejor sonido?
R. La verdad es que nunca vamos a hablar de un mejor o peor sonido para calificar un amplificador, preferimos hablar de SONIDO NATURAL, o sea cuan cercana A LA REALIDAD es su capacidad de reproducción. En estricto rigor, un instrumento natural no amplificado, como un piano, un violín, una guitarra clásica, incluida la voz humana, mientras más cercana a la realidad sea su reproducción, más natural y obviamente mejor va a ser su sonido, mientras más te alejas peor.
   

Es fundamental destacar que mientras mayor experiencia, más educado y entrenado sea tu oído, por ejemplo interpretando un instrumento clásico o asistiendo con regularidad a conciertos, mucho más simple y certero te va a resultar el trabajo de evaluar la calidad de un amplificador. En cambio si no tienes esa experiencia y derechamente muy pocas veces has asistido a disfrutar de un concierto o de una ópera, difícilmente (imposible es la palabra exacta) que puedas tener una opinión objetiva y dudaría mucho de tus apalabras al momento de evaluar un amplificador.

Nosotros no podemos entender como muchos autodenominados “especialistas” de tiendas en forma muy liviana catalogan de “mejor o peor” el sonido de un amplificador, sin tener la mínima experiencia musical, sin tocar ningún instrumento y sin haber pisado jamás la alfombra del Municipal, en resumen, sin conocer realmente el sonido en forma directa.

Opiniones como estas son las que terminan confundiendo a las personas, obligándolas a deambular de tienda en tienda comparando el sonido de un equipo con otro. Lamentablemente muchos terminan siendo víctimas de estos comentarios y creen ciegamente en ellos, motivados además por los “premios”, por las opiniones “imparciales” de revistas, llegando al caso de «desarrollar capacidades auditivas únicas” de poder evaluar diversos amplificadores solo por lo que dicen los catálogos.... Es triste ver como las personas amantes de la música realizan grandes inversiones pensando que estaban adquiriendo lo mejor y a los tres meses ya quieren cambiar su equipo.

P. Pero entiendo que hay revistas especializadas internacionales que otorgan calificaciones a los equipos y son un buen referente para evaluación, por algo son especializadas, ¿o no?
R. Cuando en una tienda te hablen del «equipo premiado», pregúntales derechamente: ¿Cuando y donde se realizó ese concurso?, ¿Cuales fueron los amplificadores que participaron?, ¿Que marcas quedaron fuera?, ¿Porqué quedaron fuera?, ¿Con que instrumento musical de comparó el sonido del amplificador?, ¿Cuáles fueron los parámetros de medición?... O mejor aún ¿Quien fue el jurado calificador?, ¿Que aptitud musical tenían?, ¿Había algún director de orquesta en el jurado?, ¿Había algún compositor?... ¿Había algún concertista clásico en el jurado?... ¿Había algún tenor o una soprano de renombre en el jurado?... A ver que te responden.

Es curioso esto de que uno año sale un «equipo premiado », y al año siguiente otro «equipo premiado » que se supone mejor que el anterior y así sucesivamente.. Yo me pregunto ... ¿Tan mala es la electrónica en Europa, E.E.U.U. o Japón que no son capaces de fabricar un amplificador que sea capaz de mantener el premio por lo menos unos tres años seguidos... No quiero pensar que esto sea solo un cuento para inducir a las personas a cambiar regularmente su amplificador ... ¿o será esa la idea?... No te parece raro que las marcas «ganadoras», generalmente son las que hacen publicidad en las revistas.

En más de una oportunidad yo tuve en mis manos el «equipo premiado» y como electrónico lo abrí con mucho entusiasmo pensando en aprender, que me iba a encontrar con innovaciones maravillosas y avances significativos en electrónica.... ¿El resultado?... Sin comentarios.

P. ¿Cómo demuestran que los Gran Tenor son mejores amplificadores que otros y que uds., no son víctimas de su propia subjetividad ?
R. Antes de responderte, te vuelvo a aclarar que nuestra meta nunca ha sido ganarle o competir con el amplificador de la tienda. Te reitero, nuestro objetivo y filosofía es fabricar amplificadores con un sonido estrictamente natural. Si se quiere hablar de competencia, la competencia nuestra es la realidad, en eso estamos empeñados.

Aparte de una experiencia personal de más de 15 años, y más de 3 años de trabajo en Gran Tenor de investigación e inversión tecnológica en electrónica sin precedentes en la actualidad en nuestro país, como personas amantes de la música lo primero que hicimos fue realizarnos una audiometría, para conocer con certeza nuestra verdadera capacidad auditiva. Acto seguido nos propusimos asistir regularmente a conciertos para atesorar el sonido de cada instrumento y la experiencia única que te ofrece la «atmósfera» que significa la realidad, algo nuevo para mi persona, pero no para nuestro director Aldo Contreras, que conlleva una experiencia musical de toda la vida y tiene un oído y experiencia privilegiada.

Justamente para no caer nosotros mismos en opiniones subjetivas, nuestro director propuso una tarea que ninguna empresa en el mundo se ha atrevido a realizar, y es justamente someter a los Gran Tenor a la opinión objetiva de músicos profesionales clásicos, osea, A LOS VERDADEROS EXPERTOS.

Podría decir sin temor a equivocarme, que este es el verdadero nacimiento o renacimiento de Gran Tenor. Fueron justamente las opiniones totalmente imparciales de estos músicos, comenzando con la de un pianista clásico especialista en Chopin, poseedor de un «oído absoluto» que nos dedicó días enteros en audiciones exclusivas de piano, enseñándonos a “escuchar de verdad”, y como prestar la mayor atención en los detalles, texturas y riquezas de un obra musical, una experiencia increíble para toda persona, inclusive para quien no se dedica al audio. Esta experiencia la hemos ido replicado la mayor cantidad de veces posible con otros músicos y cantantes, y cada palabra y opinión son las que nos han mostrado el camino para el desarrollo electrónico de las configuraciones desarrolladas actualmente por Gran Tenor.

 
Aldo Contreras nuestro director, ha realizado una increíble labor de acercamiento con los más afamados músicos e intérpretes de la más alta categoría, como es el caso del reciente encuentro con la indiscutida primera voz de la lírica Mundial, la Soprano Verónica Villarroel. Creo que su nombre no necesita ninguna presentación.
   
A esto debo agregar además la experiencia reciente que significó la evaluación “in situ” realizada por Carlos Pérez, (www.carlosperez.cl) considerado por la crítica mundial como uno de los mejores concertistas en Guitarra Clásica del Mundo, dotado de una técnica perfecta. Para comprender “el peso” de este artista, te puedo mencionar que a ganado más de 8 premios internacionales en Austria, España, Bélgica, Francia. Sus recitales como solista los ha hecho junto a la filarmónica de Inglaterra, Bélgica, Estados Unidos, Rusia, Portugal, Polonia, España y Chile. Su último concierto como solista junto a la Orquesta Sinfónica de la Radio y Televisión Nacional de España, en el Teatro Monumental de Madrid fue transmitido en directo para 27 países de Europa...
 
Gracias a que su gira internacional consideraba dos conciertos en Chile, Carlos Pérez tuvo la gentileza de visitar a Gran Tenor acogiendo a una invitación efectuada por nuestro director con meses de anticipación, y se dio el trabajo de evaluar el inigualable sonido de su guitarra (fabricada especialmente para su persona en la mejor fábrica de guitarras del mundo), con una de sus grabaciones interpretadas en un Gran Tenor...
   

¿Resultado de esta audición?: Sorprendente para todos, en parte de sus comentarios nos señalo: “La gran sorpresa y alegría de conocer la fidelidad sonora y pureza del Sonido de los Gran Tenor que reflejan al máximo los instrumentos y las voces”... , “Estoy seguro que quienes lo puedan escuchar, descubrirán y experimentarán más de cerca las sutilezas, la vitalidad y toda la enorme riqueza que encierran las buenas interpretaciones musicales”... A tal punto fue su motivación y sorpresa, que nos solicitó evaluar los MASTER DE GRABACION de sus futuros trabajos en un Gran Tenor en forma previa a la edición de sus discos, todo esto con el objetivo de confirmar en forma exacta la fidelidad de grabación del sonido de su guitarra...

¿Que más te puedo agregar?... ¿Quién se atreve a poner en duda la opinión de estos artistas?.... Por lo menos yo no. Estas son opiniones indiscutibles e inapelables. Esta es la verdad.

Actualmente estamos a la espera de la visita del Gran Barítono Cubano Homero Pérez y del destacado Tenor Pablo Ortíz, para replicar experiencias similares. Este es parte del trabajo que venimos realizando en los dos últimos años en Gran Tenor.

 
 

P. ¿Que conclusiones y cosas concretas han realizado en estos años producto de estas opiniones?.
R. En estas experiencias es donde aflora la verdad y empiezan a venirse abajo todos los mitos y opinión de los “expertos” que por años -incluso nosotros mismos- dábamos por ciertas, como que un parlante tiene un “sonido europeo o americano”, los equipos “premiados”, los ecualizadores, los subwofer, los bicableados, los controles de tono, y un sinnúmero de “contribuciones” que los especialistas nos han hecho durante todos los años.

Es aquí también donde nuestro Director tomó decisiones drásticas y desechó prácticamente todos los transformadores de audio fabricados en Chile, la mayoría de los tubos “de colección” recomendados por otro “especialista”, y a mucho pesar nuestro tuvo que decirle adiós a los parlantes Top de línea Jamo, Polk, Linn y al reproductor de Cd NAD que gentilmente nos facilitaban y utilizábamos en esas fechas para demostración.

 
Gracias a los sabios consejos de un empresario amigo nuestro, con seguridad el más especializado audiófilo de Chile, nos mandamos a hacer parlantes especiales de altísimo rendimiento, y con parámetros sumamente estrictos para nuestras demostraciones. Con características difíciles de encontrar en el mercado de los parlantes.
   
P. Considerando que Uds, son fabricantes, a su juicio, ¿Cual amplificador suena más natural, los push pull o los Single End?
R. Las opiniones de los audiófilos se dividen y cada parte tiene sus argumentos. Generalmente en Gran Tenor tenemos un amplificador Single End y un Push Pull para demostración, y lo cierto es que NADIE ha podido distinguir (a ojos cerrados) cual es cual. Por lo mismo, a fin de no confundir aún más con conceptos electrónicos, preferimos que sean las propias personas la que emitan su opinión acerca de cual sonido les parece más natural.
 
 

P. Y las calidades de los tubos... ¿Hay diferencias o suenan todos igual?
R. Podríamos decir que los tubos son como la voz de las personas, ninguno suena igual a otro. Eso sí, no confundirse, no por el echo de tener un amplificador con un tubo de una «mejor marca» significa que necesariamente va a sonar mejor. Es más, es probable que ni siquiera seas capaz de reconocer las diferencias. Ahora, mucho cuidado en este tema, no es llegar y cambiar, nunca hay que olvidar que los tubos presentan diferentes características y el amplificador está diseñado para funcionar en óptimas condiciones con un tipo de tubo en particular. Si no se sabe exactamente lo que se está haciendo es probable que termines botando la plata, o lo que es peor, quemando los tubos o el equipo. Los tubos son una parte muy importante pero no es la única, en conformidad a las diversas pruebas que hemos realizado el aporte que otorga el Transformador de Audio es aún mayor, crítico para ser exactos.

P. Cuéntenos un poco de su experiencia con los transformadores de Audio.
R. Entiéndase que la electrónica de tubos es muy simple, y por lo mismo, el desarrollo de cada una de las etapas debe ser óptima, y es precisamente aquí donde el aporte del transformador de Audio - cuya tarea es adaptar la energía eléctrica «de audio» liberada por los tubos hacia el parlante- debe ser perfecta, cualquier error va a significar mermas en la calidad de sonido.

En este punto hemos realizado un increíble trabajo de años, innovando en múltiples pruebas en base a diferentes tipos de transformadores y materiales comenzando con el clásico Gran Orientado, como también trabajar con Núcleos Especiales “Toroidales”, “Tipo C” y “Tipo R”., aplicando a cada uno de ellos diferentes técnicas de armado.

P. ¿Y porqué mejor no ahorrar tiempo y dinero y emplean los mejores transformadores del Mundo.?
R. Ese trabajo ya lo hicimos: invertimos una gran cantidad de dinero y trajimos afamados transformadores de Audio, algunos de ellos con precios increíbles, y en igualdad de condiciones los sometimos a todos a diversas pruebas de rendimiento y test auditivos... El resultado, habían transformadores buenos y muy buenos y cada uno de ellos entregaba su máximo potencial en ciertas áreas tonales; Por ejemplo: algunos entregaban respuestas muy precisas en los rangos medios pero faltaba en los rangos bajos. Otros se comportaban sumamente exactos en las notas bajas pero pobre en agudos, y así sucesivamente. Lo que quedo claro que todos tenían sus ventajas y desventajas, pero no hubo ninguno que nos dejó 100% satisfechos en todos los aspectos. Por esto, preferimos avanzar por un camino paralelo y darnos a la tarea de diseñar un transformador especial que incorporara todas las bondades. Fueron dos años de desarrollo de electrónica pura invertidos en el transformador, donde todos los cálculos nos indicaban que íbamos por el camino correcto y probablemente íbamos a conseguir un muy buen transformador con un audio absolutamente natural libre de falsedades.

 
 

P. ¿Y cual fue el resultado?
Sorprendente es la palabra exacta, finalmente logramos la fabricación de un transformador propio, con un timbre natural único en el mundo. Escucharlo fue como descubrir una nueva dimensión de sonido en el cual cuesta trabajo descubrir si el sonido proviene del parlante o del instrumento. Una naturalidad que logró que los propios músicos quedaran asombrados y terminan concluyendo «así suena mi instrumento».

Téngase presente que hace más de dos años nuestros modelos «Aida», «Iris» y «Cármen» ya utilizaban transformadores propios «High End» muy superiores a todos los importados: Y cuando escuchamos este nuevo modelo nuestra reflexión fue: Si ya los Gran Tenor poseen un sonido Hi End, Entonces, ¿Como se puede denominar a la calidad de sonido de este transformador...? En definitiva, se nos acabó y se nos quedó corta la denominación «Hi End» para describir este nuevos sonido, chocamos con la calificación 10, Por esto hemos querido acuñar un concepto del tipo «Ultra Hi End» o «Super Alta Fidelidad» para denominación nuevo transformador de Audio.

Y para esta "joya", estamos en el diseño de un amplificador especial del tipo «doble monoblock», absolutamente plano como son todos los Gran Tenor, y que aportará aproximadamente 25 a 30 w. de música pura y que esperamos esté concluido en marzo del 2006.

P. ¿ No es muy poca potencia para tanto trabajo?
No te preocupes por la potencia, preocúpate de la calidad !... Yo te pregunto... ¿ A que potencia suena una guitarra clásica si la estás escuchando a un metro de distancia?... ¿ A que potencia estas escuchando el piano si estás sentado en la quinta fila del Municipal?... ¿Aporta en algo conocer esta información?... Si lo piensas un instante te darás cuenta que no sirve de nada.

No te confundas: Uno de los errores más comunes en las personas comunes y lamentablemente en muchos audiófilos, es comprarse un amplificador teniendo como primera prioridad la potencia y no calidad como debería ser. La potencia (watts), es un dato absolutamente técnico que nada tiene que ver con la calidad pero la gente tiende a confundirlos.
A todos nos gusta la calidad, pero si hay a la venta dos equipos similares y relativamente iguales en precio, uno de 100 y el otro de 150 w. Apuesto lo que quieras que todos se van a ir derechito a comprar el de 150w. ¿o no?

Potencia y Calidad son dos factores que no siempre van de la mano. Si te consideras un audiófilo de verdad tu prioridad debe ser la calidad del sonido del amplificador con respecto al volumen similar a como sientes el instrumento en la realidad. Y si esto resulta ser 15, 20, 50 o 100 w. da lo mismo. Nadie que visitado Gran Tenor ha podido «achuntarle» a la potencia que está escuchando.

 
 

P. Entonces, para comprar un amplificador a tubos es recomendable aplicar la relación Calidad – Precio.
R. Probablemente para otro tipo de productos es muy efectiva esta relación, pero cuando se trata de encontrar el VERDADERO AUDIO HIGH END no existe.

¿Que le pasa habitualmente a un comprador?: Cualquier persona que compre un amplificador aplicando la relación calidad-precio, estoy seguro que en el corto tiempo ya no va a sentir el mismo grado de satisfacción y va querer cambiarlo por otro mejor... Y aquí comienza lo lamentable, el eterno peregrinaje. Aquí es cuando se empieza a convertir en «adicto al audio».... Por lo mismo se va a empezar a «cultivar», y comenzará a prestar mayor atención a los catálogos, se va a preocupar por «los premios», va a estar mas atento a los últimos comentarios de Internet y probablemente se va a integrar a un foro para compartir su «adicción», va a empezar a ser una persona sumamente conocida de las tiendas de audio... Hasta que un día determinado va a tomar la decisión y va a volver a comprar un amplificador aplicando la relación calidad-precio....

Esta «dosis» probablemente le va durar un poco más, tal vez un par de años, tiempo en el cual se sentirá sumamente dichoso cuando escucha música y especialmente cada vez que alguien lo felicita y lo envidia por su adquisición... Pero un día supo que salió el nuevo amplificador, «el premiado», y ya empezó a encontrar medio «fome» y «apagado» el sonido de su equipo, (comienza la crisis del adicto), se va resistir volver a comprar otro amplificador, por lo tanto va a empezar a mirar parlantes, y probablemente los cambie... ¿Y que tal si cambio el Cd?... (Volvió la crisis) y piensa «Si cambio el Cd ahora si que va a subir la calidad y voy a escuchar mejor y asunto arreglado».... Lo que no sabe es que todavía le quedan los cables de parlantes, los bicableados, los tricableados, el cable de poder, los conectores para los parlantes, la alfombra, el ventanal... Hasta que va dar la vuelta completa y va a volver a pensar en cambiar de nuevo el amplificador....Y así van a pasar los años y va a seguir gastando en búsqueda de la dosis exacta de la relación calidad precio sin encontrarla jamás, un cuento de nunca acabar.

La única relación verdadera en audio «High End» es Calidad – Calidad. Es cierto que un amplificador a tubos es una adquisión de un costo elevado, pero en compensación te va a proporcionar muchos momentos de placer y de cultura para ti y tu familia, permitiéndote disfrutar de por vida todo el detalle y naturalidad de maravillosas interpretaciones, y lo más probable es que sea la última inversión en Audio que vas a realizar en tu Vida.

P. Muy didáctico el ejemplo, pero me imagino que está un poco exagerado...
R. Al contrario, creo que me quedo corto. Don Aldo tiene un amigo que posee como 10 amplificadores y se tuvo que mandar a hacer un mueble especial para poder tenerlos a todos en funcionamiento en su living, resistiéndose a venderlos por el poco precio que le ofrecen. Pasó de «adicto» a «coleccionista» de audio.

Lamentablemente todos en algún momento nos transformamos en inconformistas eternos, en el cliente predilecto de las tiendas que cada cierto tiempo produce el efecto de recambio y rotación de productos. El problema es que si te aburres y quieres cambiar a algo definitivo, al momento de vender lo que posees nadie parece apreciar nuestro criterio y todo el esfuerzo que tuvimos que realizar para comprar nuestro amplificador basado la relación “calidad - precio”.

P. ¿Entonces la famosa relación calidad precio es solo un mito?
R. Eso depende exclusivamente de la importancia y prioridad que le asignes al audio: Si quieres tener siempre el último modelo de equipos y parlantes que serán la envidia de tus amigos, disfrutas leyendo catálogos técnicos tanto como escuchando música, si te aburres rápidamente con el sonido de tu equipo, si estás siempre pensando en cual va a ser el próximo cambio, si estás soñando como se escucharía tu equipo con otros cables, si no te duele gastar una buena cantidad de dinero cada cierta tiempo... Entonces estás en el camino correcto al aplicar la relación calidad - precio.

En cambio, si estás en la búsqueda de la excelencia auditiva y tu objetivo es disfrutar de la mejor calidad musical, si estás frustrado de cambiar equipo tras equipo y sientes que el grado de satisfacción te dura muy poco... Definitivamente la relación calidad-precio no ha sido tu mejor aliada y probablemente haya sido el peor negocio de tu vida.

Medita un instante de que es lo que realmente buscas, mira hacia atrás y saca la cuenta de todo lo que has invertido y contrástalo con tu actual grado de satisfacción musical... En definitiva, tu mismo pregúntate: ¿Cuanta calidad he obtenido por el precio que he tenido que pagar en todos estos años?.... Tu mismo vas a tener la respuesta.

Te reitero: Lo realmente importante es tu grado de satisfacción. Si te sientes satisfecho con lo que tienes y como estás escuchando, maravilloso, te felicito, es un gran logro haberlo conseguido. Lo lamentable es cuando no estas satisfecho, sacas cuentas y te das cuenta que con todo el dinero invertido en estos años tendrías uno de los mejores amplificadores «High End» del mundo y estarías escuchando como nadie.

La relación calidad – precio, probablemente sirve mucho para otro tipo de productos, pero para el audio High End definitivamente NO.

P. Pero esta decisión es difícil porque el audio es más bien un asunto subjetivo y va a depender de cada persona.
R. Aclaremos: Evaluar la calidad de audio de un amplificador no tiene nada de subjetivo. Basta con comparar su sonido con el de un instrumento en directo para darse cuenta perfectamente cuan cercano a lejano está de la realidad. A esta prueba no le veo nada de Subjetivo.

Te repito y en esto quiero ser tajante: Si tu objetivo es el sonido natural, LA UNICA MANERA que se tiene de comprobar la calidad o más bien dicho la naturalidad de un amplificador ES EXCLUSIVAMENTE COMPARANDOLO CON LA REALIDAD. Esta es una prueba concluyente y definitiva que no admite ningún tipo de comentarios adicionales. Todo lo demás pasa a ser subjetivo y a formar parte de un mito urbano que más que aportar tiende a confundir, a distorsionar y a alejarnos cada vez más de la realidad.

La realidad, osea el sonido puro del instrumento ES EL UNICO PARAMETRO Y REFERENCIA VALIDA. Te pongo como ejemplo el caso de un impresionista que desee pintar un paisaje y quiera plasmar en su cuadro toda la riqueza cromática, matices, tonos, transparencias, atmósfera, luces y sombras que tiene la naturaleza, ¿Qué le recomendarías que hiciera?, ¿Que lo pinte a través de una fotografía, o en cambio, que salga a pintarlo directamente a la naturaleza?... Indudablemente que salga a la realidad, por muy buena que sea una foto jamás le va hacer justicia ni se va a poder comparar con la realidad.

Bajo ese mismo parámetro, si tu estás buscando un amplificador que reproduzca el sonido natural de un piano o un violín, ¿Con qué lo vas a comparar?, ¿Con el sonido del piano del Municipal o con el sonido que te entrega el amplificador de la tienda?, ¿A quién le vas a creer... Al concertista o al vendedor ?... ¿De que valen los comentarios, los “premios”, las ediciones limitadas y toda la parafernalia publicitaria si el músico dice que el sonido no es natural?.

P. Ud., mencionó los cables... ¿También forman parte de un Mito?
R. Te quiero contestar con un ejemplo: Si mido la resistencia de un cable «esotérico» para parlantes de 1 metro y me da una lectura de 0.3 ohm. Después mido la resistencia de un cable tradicional de 1 metro y me marca 0.3 ohm.. ¿Con cual cable se va a escuchar mejor?.... En electrónica no existe la subjetividad, lo lamento.

A todos nos gusta la calidad, nos gusta oír bien, y para poder subir el nivel de satisfacción a veces estamos dispuestos a pagar hasta el 50% del valor del amplificador en cables con la esperanza de escuchar mejor. Invertimos hasta el 50% del valor del equipo en cables y sucede que no estamos escuchando 50% mejor, ni siquiera 20%, es más, en la mayoría de las ocasiones es probable que no alcance ni siquiera a percibir diferencias... Entonces ¿Donde están las prioridades?, ¿Donde quedó la relación Calidad Precio?...

P. Tenemos entendido que hay amplificadores a tubos para guitarras eléctricas e instrumentos similares, ¿es lo mismo?
Entiendo que hay muchos fabricantes de amplificadores para guitarras eléctricas, ante lo cual los felicitamos y estamos muy contentos que existan personas que se dediquen por hobbie a fabricarlos. El solo hecho que sean a tubos denota inmediatamente un mayor grado de profesionalismo, preocupación y sensibilidad por la música.

El objetivo de los amplificadores es el mismo y en ambos casos se busca calidad sonora, pero son dos mundos distintos. A diferencia de un piano, un violín o un chello que tienen un sonido propio muy reconocible, la guitarra eléctrica es un instrumento muy versátil y que a la vez no tiene sonido propio, por lo tanto lo que se persigue por medio de los tubos es obviamente aumentar su calidad sonora, tonalidad, presencia, precisión y riqueza del instrumento. Pero tengo entendido que además poseen una infinidad de efectos que no conozco, por lo que a decir verdad, deberían ser los propios músicos los que opinaran de esta materia. En Gran Tenor no tenemos ninguna experiencia y aunque escucháramos un excelente amplificador de guitarra no sabríamos realmente en que detalles fijarnos, no tendríamos opinión valida.

Lo que si se, es que los más renombrados músicos y bandas utilizan exclusivamente tubos para sus presentaciones. Por algo será.

P. ¿Y los sistemas Home Theater sirven para audio Hi End?
No te confundas, los sistemas Home Theater fueron concebidos para cine y para disfrutar de películas con muchos efectos de sonido, explosiones, choques, sirenas helicópteros, etc,. En definitiva para una sana entretención doméstica, pero nada más. Pero dudo que haya alguien que piense que está escuchando sonido High End en un equipo Home Theater, si ese es el caso lamento decirlo pero está profundamente equivocado.

P. Podría ser más preciso en este punto
R. Probablemente puedan haber personas que consideran que porque su sistema Home Theater es el último modelo y el más caro y viene con la ultima tecnología, APARENTEMENTE está escuchando la mejor calidad de sonido, pero esto sería un error tan dramático como cuando se creía que la tierra era el centro del universo, porque APARENTEMENTE eran las estrellas y los planetas los que se movían a su alrededor...

En todo caso yo no conozco a nadie que tenga esa contradicción y me imagino que ninguna persona que se considere «audiófilo» debería tenerla. En todo caso si una persona sanamente está convencida que a través de su Home Theater está logrando la mejor calidad de sonido... Bueno, está bien, respeto su opinión, total se trata de disfrutar y sus palabras a nadie hace daño. Lo triste sería que tratara de convencer de esto a los demás, porque va a pecar de ingenuo.

P. Pero ¿Como puede demostrar a estas personas que están equivocadas al elegir sistemas Home Theater como el camino al audio High End?
Yo no necesito demostrar nada, ni pretendo iniciar debates interminables y estériles en este tema. Dudo mucho que una persona haya iniciado el camino hacia el audio High End a través de un Home Theater. Y si ese el caso, entonces el problema lo tiene el y no yo.

Seamos serios en este aspecto, cuando he asistido a un concierto nunca había músicos tocando detrás mío, o “escondidos” en el techo para “hacerme sentir una “sensación de concierto”. Tampoco me pasó que me invitaran a sentarme junto a los músicos para “hacerme sentir que estaba en el medio de la orquesta”. Tampoco me fije que los contrabajos o los timbales estuvieran conectados a algún subwofer para realzar las notas graves... Tampoco noté que la afinación de los instrumentos se hacía a través de ecualizadores o en 5.1.

Nunca recuerdo que el director haya señalado, por ejemplo: “En honor a que hoy vamos a interpretar la Pasión según San Mateo, esta obra va a estar tocada en ambiente de iglesia”... O “Este concierto de Copland lo vamos a interpretar con un sonido americano, en honor a su autor que nació en E.E.U.U.”...

Te reitero, el objetivo de los aparatos multicanales fue otorgar un aporte en audio al cine y en eso han tenido mucho éxito, pero no hay que confundirse. Ahora bien, la mayoría de las personas que conocemos y les gusta la música y el cine, tienen su sistema Home Theater para películas y su amplificador a tubos para la música y nunca he visto ninguna contradicción.

¿Porqué una persona debería cambiar su equipo por un amplificador a tubos?
Eso depende exclusivamente de la importancia y prioridad que tiene la música para su vida. Más que darse un gusto, obedece a su grado de sensibilidad y refinamiento musical. En definitiva es sinónimo de su grado de Cultura Musical. Es una situación muy similar a comprar un abono o una entrada para la temporada del Teatro Municipal, para muchas personas esto nunca ha estado dentro de sus prioridades y no tiene mayor importancia, pero en cambio, para otras sí.

Si una persona es apasionada de la música, posee una «respetable» colección de Cds, no está plenamente satisfecha del sonido que le entrega su amplificador actual y está aburrida de cambiar y cambiar equipos sin encontrar satisfacción musical plena, es aconsejable que considere invertir en un amplificador a tubos.

 
 

¿ Que consideraciones debe tomar en cuenta para adquirir un buen amplificador a tubos?
R. Como te lo mencioné antes, el comprador de un amplificador a tubos High End es una persona que tiene una vasta experiencia en música y sonido y generalmente ha disfrutado toda su vida de los mejores amplificadores de mercado, de un gusto musical muy refinado, exigente y poseedor de una amplia discografía. Por lo tanto sabe muy bien lo que quiere y no necesita de consejos, y es muy raro que ande en tiendas comparando equipos. Por lo menos a Gran Tenor muy pocas veces han solicitado audiciones personas con poca experiencia auditiva o que quieran comprar un tubo como el primer amplificador de su vida.

En todo caso comprar una amplificador a tubos parece un asunto simple, pero es una decisión muy difícil de tomar cuando no se tiene la experiencia necesaria, por lo tanto estos consejos podrían ser muy útiles para alguna persona.

1. No pierdas la realidad: Recuerda que buscas un amplificador que reproduzca un SONIDO NATURAL. Lo lógico sería llevar un disco exclusivamente de Piano para la audición o máximo un cuarteto de cuerda. Escucha ese disco y nada más, no permitas el Jazz yo el Rock y mucho menos música popular o temas con demasiados instrumentos por que no te van a permitir una evaluación objetiva. La voz también es muy importante.

2. Escucha despacio: Baja el volumen y escucha a un volumen muy moderado, ojalá lo más cercana a como se siente el instrumento en la realidad. Un buen amplificador debería ser capaz de reproducir en forma exacta la música a bajos niveles. Cuando estés satisfecho en este punto, y para exigir al amplificador, pide que pongan una grabación por ejemplo de una gran orquesta con timbales, y ve como se comporta.

3. Atención a los detalles: La nota de una tecla de un piano, una cuerda del contrabajo, está compuesta por una infinidad de detalles y texturas, armónicos musicales, silencios, etc. Pon toda la atención posible, aquí realmente puedes comenzar a sentir la pureza del amplificador. Posteriormente pide una voz, por ejemplo de una soprano (sin acompañamiento).

4. Escucha Plano: En esto hay que ser tajante. Un Amplificador o Pre amplificador de calidad no debería tener controles de regulación de tonos (bajos o agudos), pues estos exageran o disminuyen artificialmente la reproducción del sonido alejándote del sonido original. Si este es el caso del amplificador que estas evaluando, pon ambos controles (bajos y agudos) en «0» y escucha, pero no olvides que al poseer bajos y agudos ya te alejaste del verdadero sonido «Hi End».

5. Atento a los ruidos: Un amplificador Hi End debe estar exento de todo tipo de ruido electrónico. Una prueba simple, después de escuchar algo muy suave (Sin apagar nada), saca el disco del Reproductor de Cds y dale todo el volumen al amplificador y pega tu oído al parlante, No deberías escuchar absolutamente ningún ruido de interferencia.

6. Presta atención a la música y no a las palabras: Todos los vendedores te van a decir que sus productos son fantásticos y siempre van a privilegiarlos por sobre otros. Esto acompañados de revistas y catálogos con los «premios», los equipos «de colección», etc. Es lógico que así sea, recuerda que las tiendas tienen un stock que deben transformar en dinero y obviamente van a tratar de hacerlo lo más rápido posible. No te olvides que tu estás buscando un amplificador por su calidad para disfrutarlo, y no para coleccionarlo o para felicitarlo por que fue el ganador de un concurso.

7. Respaldo: Un amplificador a tubos debería acompañarte por muchos años. Por lo tanto, consulta por el respaldo post garantía, osea que pasa si el equipo se hecha a perder en 3 o 5 años más... Mucho cuidado en este punto, en Chile hay escasa experiencia calificada para amplificadores a tubos High End, y dudo mucho que valla a venir algún técncio de Europa, E.E.U.U. O Japón a arreglártelo.

8. Experiencia Musical: Lo mejor es darte un tiempo y asistir a conciertos y prestar toda la atención posible al sonido de la orquesta y evaluar. Si no te sientes capacitado, contrata a un CONCERTISTA PROFESIONAL como asesor. Lo más probable es que no sepa nada de tubos, pero sí sabe mucho de música y de sonido y precisamente se trata de una opinión objetiva e imparcial como la que necesitas.

9. Olvídate de amigos: Nunca lleves a un amigo que le gusta la música, y mucho menos invites a una persona porque tiene un amplificador mejor que el tuyo. Todos tendemos a abanderizarnos con las marcas que poseemos y probablemente vas a terminar comprando el mismo amplificador que tiene el. Por otro lado hay muchas personas que creen ciegamente lo que dicen los catálogos, y se dejan llevar por la potencia, por los «premios», por los foros, y tienden sanamente a aconsejarnos repitiendo al pie de la letra lo que se dicen o piensan otras personas, sin cuestionarse jamás ni tomarse la más mínima molestia de comprobar su veracidad. No digo que sean malintenicionados, pero muchas veces pasa que en Internet el que da el consejo tiene tan poca experiencia como el que lo pidió. Recuerda el refrán: «En el país de los ciegos el tuerto es Rey».

10. Que sean tus oídos los que juzguen y decidan: (o los de tu asesor verdadero). Tu eres el que debe quedar contento y no el vendedor.

11. Paciencia: No compres en forma precipitada aunque todo te parezca fantástico. Te tienes que sentirse sumamente satisfecho en ese momento, pero también la semana siguiente, el mes siguiente, el año siguiente y también en 10 años más. La paciencia será tu mejor aliada, la impaciencia no te servirá de nada.

12. No te Preocupes: Si tu no encuentras diferencias sustanciales al escuchar un amplificador a tubos, simplemente no lo compres. No vale la pena derrochar una cantidad de dinero en algo que no te emociona y te cuesta encontrar diferencias. El tubo te tiene que emocionar y sorprender en un 100%, y a la primera aún cuando tengas experiencias, Si esto no te pasa puede que el amplificador que estas evaluando no sea de la mejor calidad.

13. No justifiques: Si no te gusta el sonido o no te emociona, no le eches la culpa a los cables, al reproductor o a la grabación. Lo más probable es que el problema es que estás escuchando un amplificador mediocre. Aún cuando todo lo anterior es importante la calidad del amplificador es vital.

14. Adiós relación calidad-precio: Defínete si estas buscando calidad o precio, porque difícilmente vas a obtener ambas cosas a la vez. Lamentablemente el verdadero audio Hi End no es barato, y el amplificador tiene un costo elevado porque precisamente la calidad de cada uno de sus componentes y la mano de obra también lo es. Mientras más quieras escalar mayor va a ser el costo que tendrás que pagar. Define ante tus parámetros económicos y proyecta tu inversión en el tiempo.

P. ¿ Que podemos esperar de Gran Tenor a Futuro?

En el área de los Transformadores de Audio, fueron casi 3 años de permanente investigación y desarrollo específico dedicados exclusivamente al desarrollo del Transformador «Gran Tenor», en los cuales aplicamos los casi los casi 20 años experiencia que traía cada uno de nosotros, para darnos a la tarea de COMPROBAR “in situ” la calidad de ciento de componentes de distintas marcas y calidad, testeando y desarrollando más de 50 transformadores de audio diferentes para recién ahí iniciar el camino propio y llegar finalmente al Transformador Gran Tenor del cual nos sentimos muy orgulloso.

Tenemos como proyecto continuar con una rigurosa carta de trabajo en Investigación y desarrollo en forma permanente, que sin lugar a dudas es la que nos ha significado siempre avanzar un poco más. Ya terminamos completamente toda la investigación de los tubos 6550 y KT88, y nuestro gran desafío que afortunadamente fue plenamente logrado, fue el desarrollo que hicimos en paralelo del transformador de Audio «Ultra High End» con núcleos y bobinados especiales. Fueron dos años completos dedicados a la investigación de materiales, pruebas y testeos para lograr ese producto de excelencia, con un sonido único en el mundo cuya única comparación solo es admisible a la realidad. Aún nos falta la conclusión de ese proyecto que consistirá en un doble monoblock, que todavía no tiene nombre, y verá la luz en marzo del 2006. Va a ser un modelo mucho más exquisito, más exclusivo y elitista, y por lo mismo obviamente buscará acogida fuera de Chile.

Nuestra referencia siempre va a ser la realidad, por lo tanto siempre se puede un poco más.

 
www.grantenor.cl
Nedstat Basic - Free web site statistics
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
Santa Magdalena 10 of. 44 - Providencia - Santiago - Chile / Fonos: (2) 3353656 - 3353583 / e-mail: paritarios@paritarios.cl