Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Editorial
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Comentarios
Sitios de Interés
Productos y Servicios
Eventos y Cursos
Actualidad
Consejos Prácticos
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Seguridad Víal
Entrevistas
Videos
Descargas
Página Inicial > Ciencia y Tecnología
CIENCIA Y TECNOLOGIA
POLEMICA:

LOS INVENTORES QUE NUNCA FUERON TALES <Volver
 
Ni a Graham Bell, ni a Marconi ni a varias otras personalidades se les ocurrieron por primera vez las creaciones que se les atribuyen.
Guillermo Marconi, falso inventor.
Nicolás Tesla, verdadero inventor.

RICHARD GARCÍA

Demórese un poco antes de responderle a su hijo preguntas como quién inventó el teléfono, la radio o la imprenta.

Hace unos días los italianos rescataron la noticia de que la Cámara de Representantes de ese país había reconocido que el inventor del teléfono había sido el inmigrante italiano Antonio Meucci (1808-1889) y no el escocés Alexander Graham Bell (1847-1922). La resolución la presentó el diputado ítalo-americano Victor Fossella.

Durante el debate en la Cámara el 11 de junio nadie defendió a Bell y sí insinuaron acusaciones en su contra.
Éstas proliferaron en la prensa italiana. Los términos más suaves usados fueron "impostore e profittatore".

Pero para ser precisos, no sólo Meucci sino que otros europeos y norteamericanos trabajaban en la telefonía en forma simultánea.

Ya en 1831, el inglés Michael Faraday demostró que las vibraciones metálicas se podían transformar en impulsos eléctricos, fundamento tecnológico básico del teléfono.

La primera experiencia del italiano Meucci ni siquiera fue en EE.UU., sino que en Cuba. Mientras desarrollaba un tipo de electro shock para enfermos mentales, escuchó a un paciente decir algo desde la habitación contigua a través de un cable de cobre. Para trabajar en la idea se fue
a Nueva York en 1850.

Hacia 1855 y debido a que su esposa enfermó de artritis, Meucci instaló una especie de sistema intercomunicador en su casa. Lo denominó "teletrófono". Cinco años después hacía demostraciones para obtener financiamiento, pero éste nunca llegó. Tampoco tuvo el dinero para obtener una patente definitiva, que costaba 250 dólares y pagó sólo 10 por una temporal en 1871.

 

Según dijo durante el debate en la Cámara estadounidense el representante por Nueva York, Steve Israel, la pobreza obligó a que Meucci vendiera los derechos de su invención.

Además, después de un accidente que lo envió al hospital, su esposa vendió todos los inventos, incluido el prototipo de teléfono, para pagar el tratamiento.

y también la radio

Otra versión, aportada por la representante por Virginia, Jo Ann Davis, señala que el laboratorio en el que trabajaba Meucci supuestamente perdió los modelos para obtener su patente. En 1876, Bell, que trabajaba en el mismo recinto, obtuvo la patente del teléfono.

Meucci inició una batalla legal y aunque un tribunal le dio la razón, su muerte en 1889 sepultó el tema, salvo por la permanente reivindicación de la Sociedad Histórica Italiana de América hasta que Fassella lo incluyó entre sus reivindicaciones políticas.

Más allá de la mala suerte de Meucci, lo cierto es que no sólo Bell sino el estadounidense Elisha Cray (1835-1910) se presentaron el mismo 14 de febrero de 1876 en la oficina de patentes, cada uno con un modelo de teléfono. Bell llegó apenas dos horas antes. Si bien Cray ya había construido el primer receptor electromagnéctico de diafragma de acero, no fue capaz de diseñar un transmisor práctico antes que Bell.

Como si fuera poco, en 1878 el "Journal Télégraphique" publicó un artículo en el que, citando a la "Cazette de Pekin", indicaba que el teléfono o "thumt sein" fue inventado en el año 968 por un sabio llamado Kung-Foo-Whing.

Cuillermo Marconi (1874-1937) tampoco fue el padre de la radio o telegrafía sin hilos. El honor corresponde al serbio Nicolás Tesla (1856-1943), quien emigró a EE.UU. en 1884.

Ya en 1892 este investigador había elaborado un diseño básico de una radio. En 1895 Tesla inició el monitoreo experimental de emisiones radiales de generadores de alta frecuencia, capturando señales en las inmediaciones de Nueva York. Pero ese mismo año un incendio destruyó todo su trabajo.

Su ingenio no cesó. El 8 de noviembre de 1898 patentó un bote robot radio-controlado, que presentó en la Exhibición Eléctrica realizada en el Madison Square Carden. El invento alcanzó las portadas.

Fe de erratas

Por la misma época, Marconi trabajaba en el desarrollo de la telegrafía sin hilos y de una máquina para transmitir y recibir ondas de radio. Consiguió la primera transmisión interoceánica en 1901.

En 1904 la oficina de patentes retiró la patente por la invención de la radio a Tesla y se la entregó a Marconi, quien ya había obtenido gran influencia a partir de sus contactos con Thomas Alva Edison y Andrew Carnegie, que eran socios del italiano. Marconi obtuvo todo el crédito por haber inventado la radio, incluyendo el premio Nobel en 1911.

Apenas en 1943 la Corte Suprema de EE.UU. determinó que la patente de Tesla tenía prioridad.

La primera locomotora a vapor no fue desarrollada por el inglés George Stephenson en 1829, sino por su compatriota Richard Trevithick hacia 1802. Stephenson sólo diseñó una de mayor velocidad, lo que permitió su masificación.

El primer despegue exitoso de un aeroplano tuvo lugar en 1890 en Armainvilliers, Francia. La máquina voladora Eolo, piloteada por Clement Adler, pudo levantarse unos 20 cm a lo largo de 48 m. En el año 1903, Orville Wright logró desplazarse 36 m y elevarse unos 3 m.

Y en fotografía, el inglés Thomas Wedgwood, en 1802, obtuvo las primeras imágenes de contacto en una placa de nitrato de plata. Pero desaparecían a la luz. Carecía de un sistema de fijación.

Siguieron varios intentos más hasta que, a partir de una cámara oscura, Nicéforo Niepce logró en 1816, la primera imagen en negativo, pero en 1826 logró capturar, tras 8 horas de exposición, la primera imagen en positivo. La llamó "heliografía". Jacques Daguerre, su socio, perfeccionó el proceso en 1835, pero no es el padre de la fotografía.

El Kinetoscopio de Dickson

Otro ilustre impostor sería Thomas Alva Edison. Aunque algunos lo consideran el diseñador de la
primera máquina de cine, el kinetoscopio, fue en realidad su ayudante, William Dickson, a quien corresponde casi todo ese trabajo, incluido el diseño del sistema de engranajes, todavía empleado en las cámaras actuales, que permite que la película corra dentro de la cámará. También fue Dickson quien en 1889 obtuvo una primera y rudimentaria imagen con sonido.

La imprenta no es de Gutenberg

Algunos inventos que parecen recientes, en realidad son de larga data. Gutenberg nunca inventó la imprenta- Existen libros impresos fabricados durante la dinastia Tang en China que datan del año 868. Lo que popularizó el impresor Johannes Gensfleisch (su verdadero nombre) junto con sus asociados hacia 1447 fue la técnica de los caracteres móviles. Esta, en realidad, ya se había usado antes. Existen pruebas de caracteres metálicos empleados en Corea a principios del mismo siglo. Es más, desde el siglo VI que existen evidencias chinas del uso de caracteres móviles grabados en madera.

Los insecticidas naturales también ya se usaban hace 2.000 años en ese país oriental. Empleaban el crisantemo para matar moscas. El primero de tipo sintético, fenotiazina, se obtuvo en 1935 por investigadores del Departamento de Agricultura de EE.UU. El DDT se sintetizó en 1939.

Artículo aparecido en el diario El Mercurio.
Nedstat Basic - Free web site statistics
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
Santa Magdalena 10 of. 44 - Providencia - Santiago - Chile / Fonos: (2) 3353656 - 3353583 / e-mail: paritarios@paritarios.cl