Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Editorial
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Comentarios
Sitios de Interés
Productos y Servicios
Eventos y Cursos
Actualidad
Consejos Prácticos
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Seguridad Víal
Entrevistas
Videos
Descargas
Página Inicial > Actualidad > Noticia
ACTUALIDAD
DERECHOS Y DEBERES:

EL LIMITE DE LA PRIVACIDAD EN EL LUGAR DE TRABAJO
<Volver
 

 

El empleador puede establecer reglas, siempre que no afecten la honra, dignidad ni vida privada de los trabajadores.

El respeto a los actos privados está garantizado por las normas que deben respetarse en los lugares de trabajo. No es aceptable que las cámaras estén en vestidores, duchas ni baños. Foto:Claudio Bueno

Marco Devoto

El límite entre lo privado y lo público, cuando se está en el propio hogar, se encuentra bastante definido y regulado por las ordenanzas municipales, pero se vuelve muchas veces difuso cuando se trata del lugar de trabajo.

La ley laboral señala que el ejercicio de las facultades que se le reconocen al empleador tiene como límite el respeto a las garantías constitucionales de los trabajadores, en especial cuando pudieran afectar la intimidad, la vida privada o la honra de éstos. A partir de ello, la ley autoriza al empleador a establecer controles, sea sobre los horarios de trabajo, la seguridad, los bienes de su propiedad y una conducta adecuada entre sus empleados.

Cámaras y computadores

Las empresas pueden disponer de cámaras de televisión en circuito cerrado e, incluso, registrar casilleros, bolsos y carteras para evitar hurtos o robos. Esto último es más cotidiano en aquellos lugares donde se usan o elaboran insumos o productos altamente costosos o de utilización restringida.

Hay quienes señalan que las cámaras sólo están destinadas a velar por que se cumpla el trabajo y los horarios convenidos, prevenir delitos, cuidar los bienes de la empresa, vigilar que sólo personal autorizado ingrese a ciertos recintos, entre otros aspectos. Esto significa que no pueden ubicarse en vestidores o baños, por ejemplo.

Los computadores de la empresa también pueden ser objeto de registro. Bajar de internet y grabar en el disco duro imágenes de sexo explícito puede ser causal de despido por mal uso de la herramienta de trabajo. Algunas compañías también ponen restricciones al uso del correo electrónico.

Las medidas señaladas pueden llevarse a cabo sólo si se dan garantías de respeto a la honra y la vida privada de los trabajadores, para lo cual es fundamental que no haya discriminaciones entre ellos. En tanto, el registro de bolsos y casilleros sólo puede hacerse cuando es a todo un grupo, ya que no puede realizarse individualmente, aun si existieran evidencias para inculpar a una sola persona.

En cuanto a exámenes médicos, el empleador puede pedirlos para detectar el consumo de drogas o alcohol. Si lo hace entre candidatos, debe contar con su consentimiento. Exigir test de embarazo a una postulante está prohibido.

Los resultados deben mantenerse en la más estricta confidencialidad y nunca usarse como factor de discriminación. Estas medidas tampoco pueden tener un carácter represivo y todas deben estar claramente en el reglamento interno con anterioridad a su aplicación, lo que debe hacerse a todos por igual o por sorteo entre las secciones de la empresa, señala la Dirección del Trabajo. De este modo se limitan las facultades del empleador para que no caiga en acciones que las leyes dejan exclusivamente a las autoridades fiscalizadoras, servicios de salud y policías.

Reglamento interno

Mediante el reglamento interno, obligatorio donde trabajan 10 o más personas, el empleador regula las obligaciones y prohibiciones a que deben sujetarse los trabajadores, en relación con sus labores, permanencia y vida en la empresa. Respecto a su privacidad y honra, el texto sólo puede establecer como sanciones amonestación verbal o escrita y multa de hasta el 25% de la remuneración, la que va al fondo de bienestar de los trabajadores o al Sence.

Toda medida de control tiene que efectuarse por medios adecuados a la relación laboral y la información y los datos privados del trabajador deben mantenerse en reserva. Este reglamento complementa al de higiene y seguridad, aunque a veces ambos constituyen un solo texto.

Su redacción es prerrogativa exclusiva del empleador y su contenido queda determinado libremente.

Algunas situaciones

Un reglamento interno puede exigir conductas económicas a determinados empleados, como no tener cheques protestados u otro tipo de problemas en el mismo ámbito. Un comportamiento impropio fuera del lugar y horarios de trabajo también puede ser sancionado si involucra a la compañía.

La vestimenta, maquillaje, peinados y lenguaje podrían estar acotados en el reglamento. No se conocen casos de ejecutivos a los que se les exija determinadas marcas y modelos de autos, como en otros países.

Artículo aparecido en El Mercurio. del 28 de Enero 2003
 
Nedstat Basic - Free web site statistics
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
Santa Magdalena 10 of. 44 - Providencia - Santiago - Chile / Fonos: (2) 3353656 - 3353583 / e-mail: paritarios@paritarios.cl